Llamamiento de Moscú para el Año 2000

De DHpedia
Saltar a: navegación, buscar

Unesco bandera.png

Llamamiento de Moscú para el Año 2000

Texto completo del Llamamiento

Llamamiento de Moscú para el Año 2000 adoptado por aclamación en el Foro Internacional "Para una Cultura de Paz y Diálogo entre Civilizaciones en el Tercer Milenio"

Moscú, Federación de Rusia, 15 de mayo de 1999

Nosotros, los participantes en el Foro Internacional de Alcaldes y de representantes de la cultura, la ciencia y la vida pública "Para una Cultura de Paz y Diálogo entre Civilizaciones en el Tercer Milenio", propuesto por un grupo de la vida cultural rusa y celebrado bajo los auspicios del Director General de la UNESCO, Federico Mayor, y del Alcalde de Moscú, Yury Luzhkov,

Apoyando completamente y compartiendo los objetivos del Año Internacional de la Cultura de Paz (2000), proclamado por la Asamblea de las Naciones Unidas, y del Año de las Naciones Unidas para el Diálogo entre Civilizaciones (2001),

Dirigimos este Llamamiento a todos aquellos que se sienten preocupados por las manifestaciones de intolerancia étnica, religiosa y de toda índole, así como por los actos de violencia en el mundo.

En el umbral del Tercer Milenio, no podemos ser indiferentes al hecho de que el uso de la fuerza aumenta constantemente. Los conflictos se exacerban cuando se envenena las mentes de los hombres y de las mujeres con el odio de los llamados "enemigos" en lugar de resolverlos a través del diálogo y de la búsqueda de soluciones pacíficas a los problemas existentes. Bajo estas condiciones, la tarea más importante es la consolidación del sistema de Naciones Unidas y el respeto de lo establecido en la Carta de las Naciones Unidas, que autoriza el uso de la fuerza militar sólo como resultado de una decisión del Consejo de Seguridad.

Cada vida humana es de un valor incalculable. No debemos guardar silencio cuando la violencia y la guerra mutilan y matan seres humanos ante nuestros ojos.

No podemos ser indiferentes cuando la guerra destruye los valiosos recursos intelectuales y materiales de la humanidad.

No podemos ser testigos silenciosos de la inconsciente destrucción del medio ambiente a expensas de las generaciones futuras.

No podemos ignorar el creciente abismo entre países y pueblos ricos y países y pueblos pobres, que socava los ideales y los principiosde igualdad y justicia.

Debemos luchar para hacer del Tercer Milenio un símbolo representativo de una nueva era de transformación de una cultura de la guerra y de la violencia en una cultura de paz y de diálogo.

Cada uno de nosotros puede, a través de la palabra y del comportamiento, contribuir a la creación de un clima psicológico en el que la violencia no se acepte más: un clima que promueva valores, actitudes y esquemas de comportamiento compatibles con una cultura de paz, tolerancia, solidaridad y diálogo.

Compartiendo los ideales del Manifiesto 2000 Para una Cultura de paz y no violencia proclamado por un grupo de Premios Nobel de la Paz y por la UNESCO, apelamos a:

Guiemos nuestra vida cotidiana, en casa, en el trabajo, en nuestra comunidad por los principios de una cultura de paz y de no violencia, para:

  • Respetar la vida y la dignidad de cada persona,
  • Rechazar la violencia en todas sus formas
  • Mostrar solidaridad y compasión por aquellos en situación de necesidad
  • Aprender a escuchar y a comprender a los demás y aprender a vivir juntos
  • Preservar el medio ambiente y proteger nuestro planeta para las generaciones presentes y futuras
  • Preservar nuestras ciudades, centros de progreso espiritual y material patrimonio delas generaciones pasadas, presentes y futuras, de la destrucción

Apelamos a todos los que comparten los ideales mencionados apoyar este Llamamiento y a unirse al movimiento global por una cultura de paz y de no violencia.

Deje que su primer paso en este camino sea firmar - y animar a otros a firmar - el Manifiesto 2000, que será presentado por la UNESCO a la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre del 2000, para que los millones de firmas en pro de la cultura de paz, no violencia y diálogo puedan eventualmente derribar la cultura de la guerra y de la violencia.

Artículos relacionados

Enlaces externos

Descargas