Declaración del Milenio

De DHpedia
Saltar a: navegación, buscar

Declaración del Milenio

La Declaración del Milenio fue el texto proclamado en la clausura de la Cumbre del Milenio, realizada del 6 al 8 de septiembre de 2000, en Nueva York, donde se dieron cita un número sin precedentes de líderes mundiales.

En un discurso ofrecido durante la reunión de clausura de la Cumbre el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, anunció a los líderes del mundo un conjunto de directivas para la adaptación del papel de la Organización de las Naciones Unidas al nuevo siglo. En él, el Secretario General los exhortó a tomar medidas al respecto, debido a que está en su poder, y es su responsabilidad, lograr las metas definidas por ellos. Asimismo, los instó a que determinaran si las Naciones Unidas estarían a la altura de este reto, y corroboró su compromiso con la institución.

La Declaración reafirma la fe de los Estados Miembros en las Naciones Unidas y en su Carta como elementos indispensables para construir un mundo más pacífico, próspero y justo. El reconocmiento de la responsabilidad colectiva de los gobiernos del mundo para lograr la dignidad humana, la igualdad y la equidad; así como la responsabilidad de los líderes del mundo hacia sus ciudadanos, en especial los niños y los más vulnerables.

Los líderes declararon que el principal reto de hoy es hacer de la globalización una fuerza positiva para todos, reconociendo que hasta ahora, sus beneficios y costos no están repartidos de forma equitativa. La Declaración hizo un llamado a las políticas y medidas globales, correspondientes a las necesidades de los países menos desarrollados y de las economías en transición.

La Declaración de la Cumbre cita la libertad, la igualdad (de los individuos y de las naciones), la solidaridad, la tolerancia, el respeto a la naturaleza y la responsabilidad compartida como seis valores fundamentales para las relaciones internacionales en el siglo XXI. Los Jefes de Estado y de Gobierno, reunidos en la sede de Naciones Unidas en Nueva York el 8 de septiembre de 2000, acordaron reafirmar su adhesión a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, que han demostrado ser intemporales y universales. En la Declaración podemos leer:

Estamos decididos a establecer una paz justa y duradera en todo el mundo, de conformidad con los propósitos y principios de la Carta. Reafirmamos nuestra determinación de apoyar todos los esfuerzos encaminados a hacer respetar la igualdad soberana de todos los Estados, el respeto de su integridad territorial e independencia política; la solución de los conflictos por medios pacíficos y en consonancia con los principios de la justicia y del derecho internacional; el derecho de libre determinación de los pueblos que siguen sometidos a la dominación colonial y la ocupación extranjera; la no injerencia en los asuntos internos de los Estados; el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales; el respeto de la igualdad de derechos de todos, sin distinciones por motivo de raza, sexo, idioma o religión, y la cooperación internacional para resolver los problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario.

Texto completo online de la Declaración

Vea también

Enlaces externos y referencias

Descargas