Proyecto Gran Simio

De DHpedia
Saltar a: navegación, buscar

Proyecto Gran Simio

Consciente de que los seres humanos forman parte integrante de la biosfera y de que desempeñan un importante papel en la protección del prójimo y de otras formas de vida, en particular los animales,

Del Preámbulo de la Declaración universal sobre Bioética y Derechos Humanos, 2005

15. Tratar a todos los seres vivientes con respeto y consideración
a. Prevenir la crueldad contra los animales que se mantengan en las sociedades humanas y protegerlos del sufrimiento.
b. Proteger a los animales salvajes de métodos de caza, trampa y pesca, que les causen un sufrimiento extremo, prolongado o evitable.
c. Evitar o eliminar, hasta donde sea posible, la toma o destrucción de especies por simple diversión, negligencia o desconocimiento.

La Carta de la Tierra, 2000 El Proyecto Gran Simio (Great Ape Project, GAP) es un movimiento internacional, creado en 1994, que busca el reconocimiento internacional de unos derechos derechos morales y legales a los grandes primates no humanos, nuestros parientes evolutivos más próximos (chimpancés, gorilas, orangutanes y bonobos). Estos derechos son a la vida, a la libertad y la prohibición de la tortura física y psicológica. No se trata de establecer unos derechos humanos para los grandes primates no humanos, sino reconocer alguna protección para seres que, además de tener gran similitud genética con los seres humanos, demuestran individualidad y consciencia de la propia existencia.

El Proyecto Gran Simio nació a partir de ideas desarrolladas en un libro de mismo nombre, escrito por los filósofos Paola Cavalieri y Peter Singer, este último considerado uno de los precursores en el mundo del movimiento de defensa de derechos de los animales. En el libro, los autores y otros especialistas, entre los cuales la primatóloga británica Jane Goodall, explican que los seres humanos y los grandes primates comparten características como organización social, comunicación y fuertes lazos afetivos entre los individuos, lo que les confieren inteligencia. Se destaca la capacidad de los grandes simios de poseer cierto raciocinio y la capacidad de ser conscientes de sí mismos como entidades distintas con un pasado y el futuro. Conversaciones individuales documentadas (empleando el lenguaje de signos) con los grandes simios, constituryen la base de estos hallazgos.

En 2011, la secuenciación del genoma del orangután determinó que es idéntico al genoma humano en un 97 por ciento y en marzo de 2012 otro estudio científico ha determinado que el genoma del gorila es similar al humano en un 98 por ciento.

El proyecto ha recibido críticas de algunos sectores religiosos especialmente.

La Declaración sobre los Grandes Simios

El Proyecto Gran Simio está haciendo campaña para que las Naciones Unidas apruebe una Declaración sobre los Grandes Simios. Esta declaración pretente reconocer a los grandes simios no humanos tres derechos básicos:

El caso de Washoe

Washoe (septiembre de 1965-30 de octubre de 2007) fue una hembra de chimpancé, el primer no-numano en aprender el lenguaje de signos americano. Vivió en el Instituto de Comunicaciones de los chimpancés y los seres humanos de la Universidad Central de Washington. El nombre proviene del condado de Washoe, en Nevada, donde se crió a partir a partir de su décimo mes de vida.

En 1967, Allen y Beatrix Gardner comenzaron a enseñar a Washoe la lengua de signos americana (Américan Sign Language, ASL, Ameslan), simulando el ambiente educativo de un niño humano. Washoe aprendió aproximadamente 350 palabras y también enseñó a su hijo adoptivo Loulis la lengua de signos.

Cuando a Washoe se le mostró una imagen suya en el espejo, y se le preguntó lo que estaba viendo, respondió: Yo, Washoe. El experto en primates Jane Goodall, quien ha estudiado y vivido con los chimpancés durante décadas, cree que que esto podría indicar un cierto nivel de autonconsciencia. Washoe experimentado una crisis de identidad cuando fue introducida por primera vez con otros chimpancés; se sorprendió al enterarse de que ella no era humana, pero poco a poco llegó a aceptar que era un chimpancé.

El uso de métodos de enseñanza similares, varios otros chimpancés se les enseñó más de 150 signos, que fueron capaces de combinar para formar mensajes complejos.

Vídeos

Artículos relacionados

Referencias

Enlaces externos

Descargas