Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono

De DHpedia
Saltar a: navegación, buscar

Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono

La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 49/114 de 19 de diciembre de 1995, estableció el 16 de septiembre de cada año como Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono. Esta fecha conmemora la firma del Protocolo de Montreal relativo a las sustacias que afectan la capa de ozono, en 1987. El primer Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono tuvo lugar en 1995.

La Asamblea General invita a todos los Estados a que dediquen este día a la promoción de actividades relacionadas con los objetivos del Protocolo de Montreal, suscrito por más de 190 países y uno de cuyos resultados ha sido disminuir en más de un 95% la emisión atmosférica de gases clorofluorocarbonados, que afectan la capa de ozono. Se espera que la capa de ozono se recupere a sus niveles anteriores a 1980 para el año 1950.

El Protocolo de Montreal de 1987 recibió enmiendas en Londres (1990), Copenhague (1992), Montreal (1997) y Beijing (1999).

La capa de ozono

La capa de ozono se situa entre 20 y 40 km sobre la superficie de la Tierra, donde hay concentraciones de ozono de hasta 10 partes por millón. Mientras que las concentraciones altas de ozono son peligrosas para la salud en la superficie de la tierra, la capa de ozono protege la vida del planeta de los efectos perniciosos de la radiación ultravioleta.

En la década de 1970 se descubrió que ciertos productos químimos, como los clorofluorocarbonos (CFC), empleados en la industria como refrigerantes, constituían una posible amenaza para la capa de ozono. En 1985 se firmó el Convenio de Viena para la Protección de la Capa de Ozono, cuyo principal objetivo era fomentar la investigación y la cooperación científica entre los diversos países.

El descubrimiento de un agujero en la capa de ozono en la Antártida y una situación similar en las regiones árticas, llevó a que el 16 de septiembre de 1987 se firmara el Protocolo de Montreal sobre las sustancias que agotan la capa de ozono. Una vez cesan las emisions de CFC, las concentraciones de estos compuestos tardan de 50 a 100 años en desaparecer de la estratosfera.

Principales compuestos que afectan a la capa de ozono

  • Clorofluorcarbonados (CFC y HCFC): se emplean principalmente en refrigeradores, congeladores, acondicionadores de aire, aerosoles y plásticos expansibles, que tienen múltiples usos en la construcción, la industria automotriz y la fabricación de envases,...
  • Óxidos de nitrógeno: estas sustancias catalizan (aceleran) la reacción de descomposición del ozono y aunque las emisiones procedentes de focos terrestres es difícil que lleguen a la estratosfera, los óxidos de nitrógeno que empleados en combustibles para cohetes, en aviones supersónicos y de gran velocidad y en las explosiones nucleares, sí lo hacen.
  • Halones: tienen una estructura semejante a la de los CFC, pero con átomos de bromo en lugar de cloro, son aún más dañinos. Los halones se usan principalmente como extintores de incendios.
  • Bromuro de metilo: dura menos que los clorofluocarbonos, aunque destruye las moléculas de ozono a un ritmo 50 veces superior que los CFC.

El bromuro de metilo es un fungicida/herbicida/insecticida altamente tóxico y el segundo más usado en el mundo. Se emplea principalmente como fumigante de suelos en la producción de cultivos. Se emplea también para proteger los granos almacenados y en cuarentenas agrícolas. Este pesticida combate eficazmente una amplia gama de plagas, incluidos los insectos, malezas y microorganismos patógenos. En su uso doméstico se emplea para controlar plagas caseras como cucarachas, ratones, comejenes, etc. Es muy tóxico, penetra especialmente por los pulmones causando serios problemas, incluso la muerte, además de otros problemas.

  • Tetracloruro de carbono (TCC): se usó en la producción de líquido refrigerante y propulsor de aerosoles, como plaguicida, como agente para limpiar y desgrasar, en extinguidores de fuego y para remover manchas. Debido a sus efectos perjudiciales, estos usos están prohibidos y solamente se usa en ciertas aplicaciones industriales. La exposición a altos niveles de tetracloruro de carbono puede causar daño del hígado, los riñones y el sistema nervioso central. Estos efectos pueden ocurrir después de ingerir o respirar tetracloruro de carbono, y posiblemente a través de contacto con la piel.
  • Metilcloroformo o 1,1,1 tricloroetano (MCF o TCA): es un solvente muy usado para la limpieza de metales, para el lavado en seco de prendas por la industria textil, también para la limpieza de tableros y otros dispositivos eléctricos por sus propiedades como aislante eléctrico. Su uso se duplica cada diez años.

Algunos temas tratados en el Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono

  • 2014: Protección de la Capa de Ozono: La Misión sigue en pie
  • 2013: Una atmósfera saludable es el futuro que queremos
  • 2012: Protegiendo nuestra atmósfera para las generaciones venideras
  • 2011: La eliminación de los hidroclorofluorocarbonos presenta una oportunidad singular
  • 2010: Protección de la capa de ozono: Potenciación de la gobernanza y el cumplimiento
  • 2009: Participación universal: la protección del ozono unifica al mundo
  • 2008: El Protocolo de Montreal - Asociación mundial para obtener beneficios mundiales
  • 2007: Celebrando 20 años de progreso en 2007
  • 2006: Proteger la capa de ozono es salvar la vida en la Tierra
  • 2005: ¡Protege la capa de ozono, protégete del sol!
  • 2004: Salva el cielo; nuestro objetivo: un planeta amigable con el ozono
  • 2003: Salvemos nuestro cielo: hagámoslo por los niños
  • 2002: Salvemos nuestro cielo: protégete; protege la capa de ozono

Vea también

Enlaces externos y referencias

Descargas