Desarrollo humano

De DHpedia
Saltar a: navegación, buscar

Desarrollo humano

El progreso social y el desarrollo en lo social se fundan en el respeto de la dignidad y el valor de la persona humana y deben asegurar la promoción de los derechos humanos y la justicia social, lo que requiere:
a) La eliminación inmediata y definitiva de todas las formas de desigualdad y de explotación de pueblos e individuos, de colonialismo, de racismo, incluso el nazismo y el apartheid, y de toda otra política e ideología contrarias a los principios y propósitos de las Naciones Unidas;
b) El reconocimiento y la aplicación efectiva de los derechos civiles y políticos y de los derechos económicos, sociales y culturales sin discriminación alguna.

Artículo 2 de la Declaración sobre el Progreso y el Desarrollo en lo Social, 1969 El desarrollo humano (en inglés: Human development) es un proceso que permite la ampliación de las opciones y capacidades de las personas y los grupos, que se concreta en una mejora de la esperanza de vida, la salud, la educación y el acceso a los recursos necesarios para un nivel de vida digno.

El desarrollo humano es más que el crecimiento económico de un país; busca garantizar el ambiente necesario para que las personas y los grupos humanos puedan desarrollar sus potencialidades y así llevar una vida creativa y productiva conforme con sus necesidades e intereses. Esta forma de ver el desarrollo se centra en ampliar las opciones que tienen las personas para llevar la vida que valoran, es decir, en aumentar el conjunto de cosas que las personas pueden ser y hacer en sus vidas.

El concepto de desarrollo humano sitúa al individuo como elemento central en todos los aspectos relacionados con el desarrollo de un país, región o localidad. De esta forma, el desarrollo humano representa un proceso a la vez que un fin. El Primer Informe sobre Desarrollo Humano (1990) comenzaba su capítulo 1 diciendo:

La verdadera riqueza de una nación está en su gente. El objetivo básico del desarrollo es crear un ambiente propicio para que los seres humanos disfruten de una vida prolongada, saludable y creativa. Esta puede parecer una verdad obvia, aunque con frecuencia se olvida debido a la preocupación inmediata de acumular bienes de consumo y riqueza financiera.

El Primer Informe sobre Desarrollo Humano definía el desarrollo humano como:

El Desarrollo humano es un proceso en cual se amplían las oportunidades del ser humano. En principio, estas oportunidades pueden ser infinitas y cambiar con el tiempo. Sin embargo, a todos los niveles del desarrollo, las tres más esenciales son disfrutar de una vida prolongada y saludable, adquirir conocimientos y tener acceso a los recursos necesarios para lograr un nivel de vida decente. Si no se poseen estas oportunidades esenciales, muchas otras alternativas continuarán siendo inaccesibles.
Pero el desarrollo humano no termina ahí. Otras oportunidades, altamente valoradas por muchas personas, van desde la libertad política, económica y social, hasta la posibilidad de ser creativo y productivo, respetarse a sí mismo y disfrutar de la garantía de derechos humanos.
El desarrollo humano tiene dos aspectos. La formación de capacidades humanas -tales como un mejor estado de salud, conocimientos y destrezas- y el uso que la gente hace de las capacidades adquiridas -para el descanso, la producción o las actividades culturales, sociales y políticas. Si el desarrollo humano no consigue equilibrar estos dos aspectos, puede generarse una considerable frustración humana.
Según este concepto de desarrollo humano, es obvio que el ingreso es sólo una de las oportunidades que la gente desearía tener, aunque ciertamente muy importante. Pero la vida no sólo se reduce a eso. Por lo tanto, el desarrollo debe abarcar más que la expansión de la riqueza y los ingresos. Su objetivo central debe ser el ser humano.

El desarrollo humano es el proceso por el que una sociedad mejora las condiciones de vida de sus ciudadanos a través del aumento de los bienes con los que puede cubrir sus necesidades básicas y complementarias, y de la creación de un entorno en el que se respeten los derechos humanos de todos ellos. El desarrollo humano podría definirse también como una forma de medir la calidad de vida de las personas en el medio en que se desenvuelve. En definitiva, el IDH es una unidad estándar para medir la calidad de vida y sobre todo el bienestar infantil, empleándose para distinguir si un país es desarrollado, está vías de desarrollo o subdesarrollado, y también para medir el impacto de las políticas económicas sobre la calidad de vida.

El Índice de Desarrollo Humano (IDH)

Vea el artículo principalÍndice de Desarrollo Humano

Desde 1990 el PNUD elabora y publica el Índice de Desarrollo Humano (IDH). Se trata de un indicador que mide los logros de un país en su desarrollo humano fundamentalmente a través de tres aspectos:

  • una vida larga y saludable (parámetro principal: esperanza de vida al nacer)
  • conocimientos a los que accede la población (nivel de alfabetización de adultos, tasa bruta de matriculación primaria, secundaria y superior combinada)
  • nivel de vida (PIB per cápita indicado mediante el PPA, esto es, paridad de poder adquisitivo en dólares, para corregir las difrencias de precios entre los distintos países)

Con estos datos se calcula un baremo que indica las posiciones de cada Estado o terrorio en la escala mundial. El indice de desarrollo humano es un valor que fluctúa entre 0 y 1, en el informe de 2010 el IDH medido varia entre el máximo de Noruega (0,938), en el primer puesto de la lista, y el mínimo de Zimbabue (0,140), en la posición 169. Habitualmente el IDH distingue tres tramos:

  • Desarrollo humano alto: IDH mayor que 0,8
  • Desarrollo humano medio: IDH entre 0,5 y 0,8
  • Desarrollo humano bajo: IDH menor que 0,5

Antes del empleo de este Índice se usaba comunmente el ingreso per cápita, que no muestra la dimensión social de la vida humana.

Vea también

Enlaces externos y referencias

Descargas