Ciudadano del mundo

De DHpedia
Saltar a: navegación, buscar

Ciudadano del mundo

Un ciudadano del mundo (o cosmopolita) es una persona que desea trascender la división geopolítica inherente a las ciudadanías nacionales de los diferentes estados y países soberanos. Al negarse a aceptar la identidad patriótica dictada por los gobiernos nacionales y afirmarse cada ciudadano como representante de sí mismo, los ciudadanos del mundo afirman su independencia como ciudadanos del mundo.

La ciudadanía del mundo rechaza las divisiones estatales, y la misma pertenencia obligatoria como ciudadanos de un Estado, es un concepto internacionalista pero no es solamente una aspiración bienintencionada de dejar a un lado las diferencias por nacionalidad, es también un proyecto político con propuestas de cómo establecer una nueva ciudadanía de aplicación global. Los principios de la ciudadanía global serían primeramente que sea un ciudadanía de aplicación local y de adhesión voluntaria, y que a través de pactos federativos estas unidades territoriales locales por decisión de sus propios ciudadanos aceptarían entre sí a los ciudadanías de las demás localidades.
Archivo:World Passport Cover.jpg
Pasaporte Mundial, espedido por la organización sin fines de lucro World Service Authority, 2010 (wikimedia.org)

Los derechos humanos deben incluir así un derecho básico a la ciudadanía, formulado actualmente en forma negativa en la Declaración Universal de Derechos Humanos, por ejemplo, como el derecho a no ser privado de la nacionalidad. Este derecho podría reformularse como un derecho positivo, como el derecho de acceso a la ciudadanía sustancial, es decir, el derecho a la no discriminación de los miembros de la sociedad que residen en ella de manera permanente, no sólo con respecto a sus derechos humanos universales, sino también con respecto a derechos de ciudadanía más específicos en la sociedad en la que residen.

Los primeros en identificarse a sí mismos como ciudadanos del mundo fueron los filósofos estoicos. Acuñaron el término de cosmópolis o ciudad universal de la que se deriva la palabra cosmopolita.

Generalmente, los ciudadanos del mundo:

  • No quieren ser clasificados mediante la imposición de categorías artificiales.
  • Gustan de identificarse a sí mismos principalmente como seres humanos y después como pertenecientes a cualquier grupo o grupos a los que crean pertenecer.
  • Algunos pueden trabajar o querer trabajar para unas Naciones Unidas reformadas que representen y respondan a la voluntad de los pueblos del mundo, más que a los regateos y disputas entre gobiernos, y se adhieren a los principios de la Declaración Universal de Derechos Humanos como un sistema federal en la escala nacional; asimismo, también pueden trabajar hacia el reforzamiento de la identidad común y la armonía entre los ciudadanos del planeta, aun respetando la diversidad local y nacional.

La efectividad de los derechos humanos necesita de instrumentos más sólidos de Derecho internacional y un poder judicial internacional que garantice la jurisdiccionabilidad de tales derechos. En la estructura política global, tales instituciones se encuentran actualmente situadas a nivel de la comunidad internacional de Estados. El lugar que ocupa el individuo en el orden jurídico internacional es el que permite afirmar el desarrollo progresivo de una ciudadanía universal definida por el disfrute de los derechos fundamentales básicos.

Artículos relacionados

Referencias

Enlaces externos

Descargas